Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Buscar en el blog:

Armand Balsebre y Rosario Fontova

Las cartas de Elena Francis

15.03.2019
Los consultorios femeninos, con su tono afectado y su aire empalagoso, son percibidos como espacios altamente despolitizados. Nada más lejos del consultorio de Elena Francis. En pleno franquismo, éste tenía dos principales motivaciones políticas: producir mujeres subordinadas a la familia y a la patria, ángeles del hogar sumisos y encomendados a la religión y al marido, y vender productos de cosmética femenina. Porque el consultorio era, en realidad, una iniciativa comercial del Instituto Francis, conocido por sus tratamientos de depilación, su crema Granisán y su tónico Belmine. Este libro surge del hallazgo de las cartas enviadas al personaje ficticio de Elena Francis, cuyas respuestas personalizadas (ya fueran radiadas o por correo) eran la principal estrategia comercial del Instituto. Estos documentos dibujan una cartografía de la vida y los conflictos de las mujeres de la posguerra y el franquismo. En ellos, se vierten en forma de confesión problemas silenciados: maridos infieles o maltratadores, problemas con el propio cuerpo o violencia sexual son solo algunos de los conflictos que se repiten y que, tras su envoltorio sentimental, esconden que, para las mujeres, lo personal es político.

Sugerencias de consulta:

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".

Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �