Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Buscar en el blog:

​David Foster Wallace

Desé aniversari del suicidi de l’autor

12.09.2018
“La Veritat amb majúscula parla de la vida abans de la mort. Parla de com arribar als trenta, o potser fins i tot als cinquanta, sense tenir ganes de clavar-te un tret al cap.”

                L’aigua és això
 
Narrando el malestar
 
Nueva York, 1962 - Claremont (California) 2008
 
Hijo de profesores universitarios, Foster Wallace escribió su primera novela La escoba del sistema  a los veintitrés años. Más tarde, en 1989 aparecía su colección de relatos La niña del pelo raro.  Tras unos años de pausa, en los que Wallace se abandonó a sí mismo considerablemente, mientras iba perfilando su nuevo texto, en 1996 (traducida al castellano en 2002) aparecía La broma infinita. Considerada como una de las 100 mejores novelas en lengua inglesa del período comprendido entre 1923 y 2006 por la revista Time, La broma infinita es la novela que, sin duda, lllevó al éxito a Foster Wallace: un texto de más de mil páginas que transcurre entre un centro de rehabilitación de toxicómanos y una elitista academia de tenis, y en la que las grandes corporaciones patrocinan los años y les dan nombre.
 
Sus obras, de alto contenido experimental, cargan contra una posmodernidad que lo ha elegido a él mismo como ídolo, y diseccionan el malestar del mundo capitalista. Después de recibir la beca Genius en 1997 inició su carrera como profesor universitario impartiendo un taller literario. Tras La broma infinita, aparecieron también Entrevistas breves con hombres repulsivos, Extinción, las colecciones de reportajes Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer y Hablemos de langostas y la novela póstuma El rey pálido.
 
En el 2013 dos novedades editoriales siguen mostrando la brillantez de su prosa, con la que se ha convertido en algo más que el escritor por antonomasia de su generación: un símbolo de sinceridad y franqueza en la era del cinismo. En ella, D. T. Max describe la atormentada, angustiosa y con frecuencia triunfante lucha por imponerse a su propia creación mientras combatía la depresión y las adicciones.

Foster Wallace se suicidó en su casa de California 12 de septiembre del 2008.
 
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".

Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �