Diario de lectura
Blog de La Central

Notas y reflexiones de nuestros libreros sobre lecturas, reediciones, novedades, proyectos editoriales y otros acontecimientos relacionados con el mundo del libro y las humanidades


  • David George Haskell
    En un metro de bosque

    Laia Quílez

    IMAGEN

    En 1794 Xavier de Maistre escribió Voyage autour de ma chambre, tras pasar 42 días confinado en su pequeña habitación de Turín. Más de dos siglos después, David G. Haskell eligió un metro cuadrado de un bosque situado en el sureste de Tennessee para iniciar “la búsqueda de lo universal en lo infinitamente pequeño”. Con la minuciosidad de un biólogo y la sagacidad de un gran escritor, Haskell nos propone una lúcida y fascinante exposición del funcionamiento de la comunidad del bosque, a partir de la mirada micro y macroscópica a un espacio que no por casualidad tiene el mismo tamaño que el del mandala tibetano.


  • Tomi Ungerer
    Adelaida

    Meritxell Ral

    IMAGEN

    La editorial Kalandraka ha recuperado Adelaida, uno de los libros clásicos e inolvidables de Tomi Ungerer (Estrasburgo, 1931). Adelaida es una canguro valiente y un poco distinta del resto: tiene unas alas que le permiten ver el mundo como si fuera un pájaro o un avión. Un día se despide de su familia y emprende el vuelo junto a un piloto amigo suyo. Con él visitará un sinfín de lugares asombrosos, hasta que llega a París y decide quedarse allí. En París no es fácil coger un taxi ni pasar la aduana, pero un amable caballero, el señor Mario, la ayudará a vivir en una ciudad donde se convertirá en una artista, en una heroína y en una canguro enamorada.


  • Patrick McGrath
    Constance

    Alberto Martín

    IMAGEN

    Patrick McGrath escribe sin cortapisas, sin ambages, con una precisión de cirujano a la hora de diseccionar la psique humana, pero dejando libertad al lector para que reconstruya lo que el narrador silencia, para que ilumine la oscuridad que se vislumbra entre líneas. La pericia del autor británico reside, precisamente, en esta capacidad de sugerir y explicitar mediante un juego de luces y sombras al que nosotros, afortunados lectores, nos veremos abocados.


  • Carta de lectora

    Marta Ramoneda

    IMAGEN

    En poco tiempo, he leído la obra de dos autores de los que no sabía nada y me han parecido creadores de excepción. Curiosamente, ambos libros han sido publicados por Adriana Hidalgo, una editorial argentina que, por lo que veo, tiene un gusto y una capacidad de selección poco común.


  • Vicente Valero
    Los extraños

    Antonio Ramírez

    IMAGEN

    Tal vez algunos dirán de Los extraños que se trata del primer libro de ficción de un poeta de trayectoria ya consolidada, como quizás también antes pudo haberse dicho que tanto Experiencia y pobreza como Viajeros contemporáneos fueron circunstanciales, pasajeras incursiones en el género ensayístico de alguien reconocido y que se reconoce fundamentalmente como poeta. Pero una atenta lectura nos permite constatar que ambas observaciones, más que equivocadas, son del todo irrelevantes.


  • Jorge Ibargüengoitiaz
    Maten al león

    Jesús Casals

    IMAGEN

    El 27 de noviembre de 1983, un Boeing 747 que cubría el vuelo París-Bogotá con escala en Madrid se estrellaba en Mejorada del Campo por un error en la maniobra de aterrizaje del piloto. Únicamente sobrevivieron 11 pasajeros. Entre los 181 muertos se encontraban varios escritores invitados por García Márquez a la capital colombiana con motivo del Primer Encuentro de la Cultura Hispanoamericana, donde se rindió homenaje a cuatro de los fallecidos en el siniestro: los escritores Marta Traba, Ángel Rama, Manuel Scorza y Jorge ibargüengoitia. Este último se subió al avión con el manuscrito de una novela que se quemó debido a la explosión provocada por el accidente. Se ponía así fin a la vida y a la carrera novelística de un escritor que había vivido siempre ajeno al movimiento del «boom», por más que Augusto Monterroso había intentado incluirlo en el circuito. Y es que ibargüengoitia es uno de los escritores latinoamericanos más importantes del siglo XX, aunque
su nombre no sea de los más conocidos. Abandonó los estudios de ingeniería para dedicarse a escribir, primero como dramaturgo y luego como novelista y cronista de México, sobre los vicios del poder político y militar, el gran argumento literario latinoamericano. Cabe destacar Los relámpagos de agosto (1965) o Maten al león (1969), ambientado en una imaginaria isla caribeña llamada Arepa (con su propia mitología sobre la expulsión de los españoles), donde un dictatorcillo de tres al cuarto, que se hace pasar por demócrata, trata de perpetuarse en el poder asesinando al líder de la oposición. En una suerte de Fuenteovejuna fracasada, los ciudadanos de la isla tratan de asesinar al presidente con repetida torpeza. El relato refleja la farsa que esconde siempre el juego político, y eso nos recuerda a las teóricas democracias parlamentarias actuales, que en realidad enmascaran las ansias de poder de dirigentes en busca de un cargo vitalicio y del manejo de las leyes a su antojo. La fluidez de los diálogos, la antiheroicidad de sus personajes y las puntillas irónicas y sutiles del narrador son magníficas muestras del estilo de Ibargüengoitia, que RBA está recuperando en parte gracias al entusiasmo del periodista Enric González, que en 2007 escribía: «Hoy vamos a terminar enseguida: si no ha leído a Jorge Ibargüengoitia, compre alguno de sus libros y léalo. Es muy probable que no encuentre nada en las librerías españolas, lo que demuestra, una vez más, que la vida puede estar muy bien, pero el mundo está muy mal».


  • Wajdi Mouawad
    Ánima

    Elisabeth Massana

    IMAGEN

    Conocido por el público teatral por su tetralogía La sangre de las promesas, que incluye la aclamada Incendios, Wajdi Mouawad recorre la geografía de una América desconocida en esta magnífica novela.


  • Gabriel Josipovici
    Era broma

    Daniel Parellada

    IMAGEN

    ¿Os entusiasmó Moo Pak? Pues esto es la otra cara de la misma moneda: diálogos, cuernos y mentiras. El Elspeth, una mujer casada con el varón sufre porque cree que la herencia de su marido irá a parar a la hija de él, así que contrata a Alphonse para que lo mate. Hasta aquí todo normal, o casi. Pero el lío empieza cuando el magnate, preocupado porque su mujer tiene algo entre manos pero no sabe qué, contrata a alguien para que la espíe. Y ese alguien también es Alphonse, ex pallaso, de nombre artístico 'Banjo', que en ambos casos ha sido recomendado por Felix, el chofer de la casa. Esto, que inicialmente había sido un titular de periódico del todo inverosímil que paseaba por el bolsillo de Josipovici sin rumbo, es el punto inicial de la novela Era una broma. Como en un juego de pistas absurdo, un thriller cómico (que recordará el mejor Woody Allen), los personajes hablan y hablan, ya sea por teléfono, en un restaurante, o admirando el retrato que Braque hizo de un pan y un jamón imaginarios. Londres incluso parece bonita. Pero alguien roba el cuadro y entonces vemos la importancia de la joven estudiante de Bellas Artes que lleva de cabeza a todos los hombresde la nouvelle, ya no sabremos a ciencia cierta si el arte contemporáneo nos hemos tomar en serio o si era una broma. Porque tanto si es una gran obra literaria como un divertimento, o ambas cosas, hay algo siniestro que persiste en el oído durante los días siguientes a la lectura adictiva. De verdad que sí.


  • María Tausiet
    El dedo robado

    Mireya Valencia

    IMAGEN

    La idea de las reliquias puede parecernos extraña hoy en día, pero se basa en algo tan sencillo como conservar el contacto con los muertos, el pasado y su memoria. El cultivo de la memoria constituía un imperativo ético en las sociedades de la Antigüedad, y la idea de «memoria absoluta» o de «verdad» no se contradecía con la conciencia de los elementos ficticios presentes en los relatos históricos. En este libro seguimos las peripecias de las reliquias de San Ildefonso de Toledo desde su primer traslado durante la invasión árabe de la Península hasta el siglo XVII, y con ellas podemos leer un interesantísimo estudio sobre el concepto de autenticidad en la Edad Moderna. El robo del dedo de San Ildefonso de la catedral de Zamora para restituirlo a su ciudad de origen le da pie a la autora para comprender mejor a los habitantes de esa Edad Moderna y su manera de pensar y entender el mundo.


  • Harvey Pekar
    Cleveland

    Toni Mascaró

    IMAGEN

    «Sí, hubo muchos días buenos...». Así empieza Harvey Pekar Cleveland, su obra póstuma, un homenaje a la historia de la ciudad de Ohio donde vivió toda su vida y, como siempre, una pequeña excusa para hablar de sí mismo. Pekar presenta su ciudad natal a través de miles de datos interesantísimos y detalles fascinantes, empezando por un repaso al nacimiento de la historia de Cleveland a finales del siglo XVIII, pasando por el prometedor crecimiento de la ciudad, para acabar hablando de la decadencia de la urbe industrial en el siglo XX. Pero los mejores momentos del cómic empiezan cuando Harvey habla de su relación con la metrópoli.


  • Abelardo Castillo
    El que tiene sed

    Abel Ramon

    IMAGEN

    La recién nacida editorial madrileña Carpe Noctem publica, con mucho acierto, la segunda novela de Abelardo Castillo, uno de los escritores argentinos más reconocidos allí, más desconocidos aquí. El que tiene sed retrata vicisitudes y angustias de un alcohólico aspirante a escritor, Esteban Espósito. Conferenciante ocasional, lector de otros alcohólicos ilustres, imposible con las mujeres, Espósito tiene un problema: el whisky. La verborrea procaz con la que él mismo relata su peripecia tiene un contrapunto final en cada episodio, con las anotaciones en sus cuadernos: fichas médicas y fragmentos literarios de sus referentes etílicos. A través de un discurso lúcido y alocado, Espósito/Castillo teje una madeja de complicaciones que le lleva hasta el manicomio (el mismo lugar que, por cierto, habitaban varias voces de la Rayuela cortazariana). Aún allí, su voz no se resquebraja. Puro texto feliz.


  • Isaac Rosa
    La habitación oscura

    Jesús Casals

    IMAGEN

    Nacieron en los setenta, crecieron felices en los ochenta, consumieron masivamente en los noventa y ahora, con el nuevo siglo, se han visto abocados a una habitación oscura en la que ni el ruido ni la luz asoman por ningún lado. Puede ser la historia metafórica de una generación (que podrían ser muchas) y es también el argumento en torno al cual Isaac Rosa construye La habitación oscura: un espacio real y simbólico que comparten durante años María, Sonia, Jesús o Pablo, personajes tan normales y corrientes como tú y como yo, porque esta novela alude a un plural indeterminado, a una metáfora global que refleja una realidad social contada como nadie lo ha hecho hasta ahora. Y es que solo una escritura tan singular (sus lectores la reconocerán de inmediato) y magníficamente urdida como es la prosa de Rosa puede dar forma exitosamente a un proyecto narrativo tan arriesgado como literariamente perfecto, una evolución lógica y a la vez sorprendente de aquellos personajes agónicos de La mano invisible. Pero no es esta una novela de crítica social al uso, ni contiene digresiones ensayísticas como El vano ayer. El compromiso del texto es totalmente literario y avanza con una fuerza y un ritmo que mete al lector en la habitación, lo hace partícipe de esa atmósfera del miedo colectivo que la crisis, el capitalismo, el espionaje cibernético y la política han grabado en nuestra retina. Sin moralina, sin conclusiones, sin final redondo, tal cual. Lector, ahora te toca a ti meterte en la habitación. Nosotros ya lo hemos hecho, y en ella hemos hallado una de las mejores novelas del año.


  • Rafael Bernal
    El complot Mongol

    Nacho Borraz

    IMAGEN

    Filiberto García es un antihéroe de una sola pieza, pistolero de la policía mexicana en los años sesenta que primero dispara y luego pregunta. Y para el caso que le ocupa, su táctica de no andarse con chiquitas le va a ser útil: magnicidios, servicios de espionaje gringos y soviéticos, tríadas chinas, corrupción política y tráfico internacional de drogas. Filiberto está más allá del cinismo: solo busca un lugar al sol donde descansar en sus años de vejez, pero la experiencia le ha demostrado que no puede fiarse de nadie.


  • Yasmina Khadra
    Los ángeles mueren por nuestras heridas

    Clo Vautherin

    IMAGEN

    Desde las primeras páginas de Los ángeles mueren por nuestras heridas se presiente que esta historia terminará mal.


  • Samuel Beckett
    Mercier y Camier

    Elisabeth Massana

    IMAGEN

    Buenas noticias para los beckettianos: la editorial Confluencias publica Mercier y Camier, la primera obra que Samuel Beckett escribió en francés y uno de los antecedentes de su famosa trilogía Molloy, Malone muere y El innombrable.


  • Edna O'Brien
    Las chicas de campo

    Luis de Dios

    IMAGEN

    Cuando Edna O’brien escribió Las chicas de campo allá por el año 60 del pasado siglo, parece que intuía que sus lectores se adentrarían en su novela en un día invernal, tal vez lluvioso, con un cielo plomizo tras la ventana y acompañando la lectura con una taza caliente de té, para de esta forma ubicarse espacialmente junto a sus personajes y adentrarse en los húmedos paisajes irlandeses, sintiendo más cercanas las experiencias vitales de Caithleen, sus anhelos y ensoñaciones, el odio visceral hacia su padre o el amor incondicional por un hombre mucho mayor que ella. Aquella niña de pensamientos límpidos pasa sin sensación de continuidad a ser una muchacha inteligente pero insegura que sin preámbulos se convierte a su vez en una mujer observadora e ingenua, que nos hace un recorrido vital alejada de sentimentalismos y con una sutil ironía que convierte su relato en una magnífica novela.


  • Cormac McCarthy
    El consejero

    Daniel Parellada

    IMAGEN

    Aunque muchos de nosotros hubiéramos preferido una novela de esas a las que McCarthy nos ha malacostumbrado, cuando se trata de uno de los mejores autores norteamericanos vivos nos podemos conformar, por breve que sea lo que se publique, si viene con su firma. En este caso estamos delante del guión de una película que se ha estrenado recientemente, The Counselor. Habíamos visto textos de McCarthy adaptados al cine (The Road, No Country for Old Men), pero aquí el autor escribe directamente el guión, pensándolo absolutamente todo, desde los créditos hasta la última escena. Y lo que hay entre estos y esta es un abogado –del que solo sabemos que le llaman «el consejero»– que decide invertir en un envío de cocaína desde Ciudad Juárez hasta Chicago. Él piensa que con una vez basta, que esta única participación activa en un delito le servirá para casarse tranquilamente y con solvencia con su adorada novia y que nunca más se sabrá nada del asunto. Pero claro, algo va mal, y su vida entera (amén de otros personajes) empieza a andar hacia el abismo de forma descontrolada en un hard-boiled tirando al pulp tarantiniano con toques, claro, de los hermanos Coen, y que a más de uno le recordará Carlito’s Way. Pero el humor y el ingenio de McCarthy no van a lo fácil, consigue diálogos tan espeluznantes que uno no sabe si tomarlos o no en serio. Otros puntos interesantes: por un lado, el papel de las mujeres (dos) que, aunque empiezan con un rol secundario acaban ejerciendo la más absoluta de las influencias; por otro, el paisaje, algo tan propio del autor, deviene aquí un personaje en sí mismo. En fin, el complemento ideal antes –y después– de ver la película.


  • W. H. Auden
    El arte de leer

    Abel Ramon

    IMAGEN

    He aquí un libro generoso, tanto en su concepción como en su desarrollo. Los dieciséis capítulos que lo conforman muestran un mismo credo: exigencia intelectual y sencillez formal.


  • Elizabeth von Arnim
    Vera

    Neus Botellé

    IMAGEN

    ¿Hay algo mejor que tener un marido entregado? Sí: no tener marido.


  • James Ross
    Mal dadas

    Amatulláh Hussein

    IMAGEN

    En medio de ninguna parte, un granjero venido a menos y acosado por las deudas, Jack McDonald, ve como solución a sus problemas trabajar en el bar de carretera de un antiguo compañero de colegio, Smut Milligan. En ese escenario seremos testigos de cómo la Gran Depresión convierte a los ejemplares ciudadanos de un pequeño pueblo de Carolina del Norte en viles buscadores de dinero, alcohol y sexo bajo una aparente normalidad. Claro que todo se precipita cuando llega a oídos de Smut que un parroquiano de su garito tiene enterrados varios miles de dólares y obliga a Jack a participar en sus planes.


  • George Sanders
    10 de diciembre

    Joan Flores

    IMAGEN

    América. La tierra: agostada, estéril, yerma. La civilización: pasó sin detenerse. El sueño americano: cosa de extranjeros. El American way of life: el jinete de Marlboro con enfisema, los cubos de alas de pollo, el Winchester en el armario y Jersey Shore. Y (mobile) home sweet (mobile) home. ¿Desolador? Depende. Un escritor poderoso es el que consigue hacernos creer que lo que para nuestra mirada es un drama para los protagonistas no pasa de tragicomedia; el que pese a tratarlos con la amabilidad de un forense nos hace quererlos porque sus sentimientos son tan primarios que no admiten réplica. Nos confunde. Nos manipula. Nos engaña. Nos da las respuestas antes de que podamos hacer las preguntas. ¿Qué pincha más, una aguja o una pelota? Saunders: la aguja. Amazing grace.


  • Jacobo Siruela
    Antología universal del relato fantástico

    Ignacio Caballero

    IMAGEN

    Todorov sostiene que «lo distintivo en lo fantástico narrativo es precisamente la perplejidad frente a un hecho increíble, la indecisión entre una aceptación racional y realista, y una aceptación de lo sobrenatural». A la estela de este amplio criterio, Atalanta publica Antología universal del relato fantástico, en la que evade intencionadamente los modernos debates sobre lo fantástico, lo maravilloso o lo terrorífico generados por la crítica desde las teorías estructuralistas. El volumen recoge cincuenta y cinco relatos que muestran lo mejor de la producción fantástica desde el siglo XVIII hasta la actualidad. Las narraciones se presentan con un exordio de Jacobo Siruela –quien además firma como antólogo– en el que ofrece un breve y divulgativo repaso de la categoría estética desde su aparición en el Siglo de las Luces (como contrapunto a la Era de la Razón) hasta nuestros días.


  • Haruki Murakami
    Los años de peregrinación del chico sin color

    Elisabeth Massana

    IMAGEN

    Dos años después de la publicación de la trilogía 1Q84, vuelve el escritor nipón con Los años de peregrinación del chico sin color, su novela que más recuerda a la aclamada Tokio Blues.


  • Carta de lectora

    Marta Ramoneda

    IMAGEN

    Nos encontramos de nuevo aquí, preparados para un actual y breve repaso a mis lecturas más recientes. Obviaré aquellas en las que no pasé de la página veinte, para destacar, en cambio, algunos aciertos:


  • Eugenio Trías
    De cine. Aventuras y extravíos

    Alberto Martín

    IMAGEN

    El filósofo catalán, en esta obra póstuma, nos ha tendido la mano para pasear por lo que podríamos considerar su canon cinematográfico. Y lo ha hecho de forma inmejorable, como todo crítico o pensador debería hacer: abriendo nuevos caminos por célebres cinematografías, como las de Fritz Lang, Coppola, Bergman, etc. Su capacidad para sintetizar sus reflexiones en breves líneas nos permite vislumbrar nuevas consideraciones que nos aproximan a lindes poco frecuentadas por los senderos del celuloide: la obra de Stanley Kubrick considerada como una disección
de la inteligencia y sus abominaciones, sus apreciaciones referentes a la categoría moral de la obra de Orson Welles, así como la materialidad onírica de las imágenes de Andréi Tarkovski y David Lynch. En definitiva, Trías nos legó una nueva luz desde la que iluminar a sus cineastas favoritos.


  • Martin Aurell
    Des chrétiens contre les croisades. XIIe-XIIIe siècle

    Mireya Valencia

    IMAGEN

    En pleno debate sobre la intervención de Estados Unidos en Siria, esta lectura resulta más que apropiada ya que nos hace recordar que el espíritu crítico ha existido en todas las épocas de la historia. Nos habla de las voces, marginales al principio y cada vez más importantes a medida que se sucedían las derrotas, que se elevaron contra los que decidieron liberar Jerusalén. La documentación no es abundante y el autor rescata meticulosamente crónicas, poemas de trovadores y escritos de pensadores de la Iglesia que intentan responder a la cuestión de cómo compaginar el mensaje pacífico del Evangelio con una concepción doctrinal agresiva. Las críticas se harán más fuertes con la creación de la Orden del Temple, la recaudación de impuestos para financiar las expediciones y las cruzadas contra los cátaros y valdenses. Muchos «no a la guerra» medievales.


  • Simon Garfield
    En el mapa

    Mireya Valencia

    IMAGEN

    Los mapas nos fascinan tanto por lo que muestran como por lo que ocultan y los continentes mal dibujados o los espacios en blanco resultan igual de irresistibles (o más) que el detalle fotográfico del Google Street Map.


  • Jean-Clément Martin
    La Revolución Francesa

    Armando Sousa

    IMAGEN

    El estudio de la Revolución Francesa siempre ha vivido luchas muy intensas, definidas por posiciones ideológicas que han ido montando una historiografía polarizada y, en muchos casos, fruto de las políticas de la época.


  • Jean-Baptiste Del Amo
    La sal

    Neus Botellé

    IMAGEN

    «Todas las familias felices se parecen entre sí», dijo Tolstoi unos años atrás, y Del Amo constata que las infelices son desgraciadas en su propia manera, a través de los protagonistas de La sal, su segunda novela traducida ahora en España. El libro abre con una cita de Mrs. Dalloway de Virginia Woolf, y Del Amo reintrepreta ese ritmo de un día en la vida de una mujer y lo traslada de forma magistral a un pueblecito de pescadores de la costa francesa, en el que la protagonista, Louise, su madame Dalloway, prepara una cena para sus hijos, ausentes del pueblo, mientras recuerda su vida bajo la sombra de Armand, su difunto marido. Los desaparecidos nos marcan sin cesar.


  • Richard Ford
    A propósito de Canadá

    Joan Flores

    IMAGEN

    Dell Parsons es un muchacho que ve alterada su tranquila vida por un atraco que cometen sus padres y la posterior desaparición de su hermana, viéndose forzado a exiliarse a Canadá para huir de las autoridades estadounidenses; esta es la trama de Canadá, que queda desvelada en el primer párrafo de la novela. El propio Dell es quien relata la historia de su juventud, atendiendo a tres fuentes de información: su propio recuerdo, el relato de su hermana y unas crónicas que escribió su madre desde la cárcel en la que estaba recluida y que son el verdadero nudo argumental, el desencadenante a partir del cual se despliega Canadá, las «memorias» de Dell: memorias sobre memorias.


  • Carta de la lectora

    Marta Ramoneda

    IMAGEN

    A ver, repasando lo que he leído a lo largo de los últimos meses y pasando por alto todo lo que no me ha despertado ningún tipo de interés, dedicaré estas cuatro líneas a tres libros que han reafirmado, cada uno a su manera, mi gusto por la lectura.


  • Ian McEwan
    Operación Dulce

    Neus Botellé

    IMAGEN

    A principios de los años setenta, la Guerra Fría todavía forma parte de la vida cotidiana de los ciudadanos del mundo, junto con Vietnam y el Watergate. En Inglaterra, la fuerte crisis económica y las revueltas de los mineros provocan una problemática social grave, acentuada por los ataques terroristas del IRA, que reclama una Irlanda libre, y los furibundos contraataques unionistas que persiguen lo contrario.


  • Elizabeth Strout
    Los hermanos Burgess

    Alberto Martín

    IMAGEN

    Los hermanos Jim, Bob y Susan se ven obligados a reencontrarse en el pueblo de Shirley Falls cuando Zach, el hijo de Susan, decide lanzar una cabeza de cerdo congelada a la entrada de una mezquita, generando un conflicto social y político. Elizabeth Strout describe, en una combinación de sensibilidad, ternura y humor, toda una red de relaciones familiares, amorosas y sociales que giran en torno al silencio, el miedo y la incomprensión. La incapacidad de ponerse en el lugar del otro, el no ser capaz de traspasar la frontera invisible que existe entre el yo y la alteridad es el núcleo de esta narración y constituye el auténtico conflicto entre los hermanos Burgess, reflejado en la tensa relación que mantienen los habitantes de Shirley Falls y los somalíes que van llegando. Como la cabeza de cerdo, la incomprensión se irá fundiendo: quedará la marca, sin duda, pero en este charco nos podremos mirar, reflejar y comprender.


  • Ricardo Piglia
    El camino de Ida

    Jesús Casals

    IMAGEN

    La historia de Theodore Kaczynski, conocido también como Unabomber, es uno de los ejes que componen este relato que es, a su vez, una novela de campus norteamericano, un tributo al escritor W. H. Hudson, un thriller policiaco y una autobiografía académica de Ricardo Piglia. Todo empieza con la llegada del profesor Emilio Renzi a una elitista universidad norteamericana, bajo la dirección de Ida Brown, apasionada de Conrad, y con quien mantiene una relación amorosa en secreto. Pero un día Brown aparece muerta y Renzi inicia su propia investigación, que lo llevará a conocer en profundidad la vida de Thomas Munk, un brillante matemático licenciado en Harvard que lo abandona todo y se retira a un bosque en Montana, siguiendo el espíritu del Walden de Thoreau. Desde allí perpetrará varios atentados contra el mundo académico fruto de su rechazo a la vida moderna, tal y como defiende en un artículo publicado en la prensa titulado «Manifiesto sobre el capitalismo tecnológico». El FBI no consigue dar con él hasta que su hermano lo delata. Esta trama, inspirada en el caso real de Unabomber, adquiere tintes quijotescos al descubrir Emilio Renzi claves de la investigación en El agente secreto de Conrad, es decir, que la intriga policial se resuelve gracias a la literatura.


  • Jean Echenoz
    14

    Joan Flores

    IMAGEN

    Echenoz afronta el reto de novelar la I Guerra Mundial en menos de 100 páginas. ¿Desafío imposible? ¿Otra novela sobre la I GM? Obviando los grandes movimientos de tropas, las estrategias planeadas desde los despachos de los generales y las descripciones de las batallas decisivas, Echenoz enfoca, mediante un teleobjetivo tan potente como preciso, con la elegancia de estilo acostumbrada y una aparente sencillez que se revela complejidad a medida que el texto desvela, por omisión, los horrores de todo conflicto armado, las vidas de cuatro amigos a los que sigue a través de los campos de batalla, convirtiendo la guerra no en un conflicto entre naciones, sino en una sucesión de episodios personales en los que la implicación con el ejército no importa tanto como el conflicto vivido a escala individual.


  • Juan Gabriel Vásquez
    Las reputaciones

    Antonio Ramírez

    IMAGEN

    El nuevo libro de Juan Gabriel Vásquez es una nouvelle construida en un registro muy diferente a El ruido de las cosas al caer pero con la misma prosa límpida, clara, sin prisas ni demoras innecesarias, con una técnica narrativa impecable.


  • Assata Shakur
    Una autobiografía

    Oriol Pastor

    IMAGEN

    El 2 de mayo de 2013, el FBi incluyó a Assata Shakur en la lista de los terroristas más buscados y aumentó la recompensa por su captura a... ¡2 millones de dólares! ¿Quién es y qué hizo para merecer tal «honor»?


  • Juan Bonilla
    Prohibido entrar sin pantalones

    Jesús Casals

    IMAGEN

    Si la forma es el fondo y el fondo es la forma, la vida de un poeta revolucionario y futurista como fue Vladimir Maiakovski en la Rusia bolchevique sólo puede escribirse así, como lo ha hecho Juan Bonilla: con una prosa veloz de la que afloran cientos de acciones y pensamientos, el reflejo vivo de una época que persiguió la libertad y un ideal social y político hasta que, poco a poco, se atropelló a sí misma. En ella (sobre)vivió este «poeta nacional» que, ya desde muy joven, impuso su presencia física y su ímpetu oratorio para sacudir la conciencia de sus conciudadanos: «Voy a excitar, con el trapo sucio sanguinolento de mi corazón, vuestras mentes fofas enclaustradas en cerebros somnolientos, cebados lacayos en un mugriento sofá», escribe el narrador, trasunto del poeta, autor en esa época de La nube en pantalones o Una bofetada al gusto público. Maiakovski vive la guerra civil entre rojos y blancos y la llegada al poder de Lenin como el inicio de una nueva era, y por ello se siente impelido a «dejar constancia artística y documentalmente de este grandioso momento de la historia en su impulso revolucionario».


  • Bee Wilson
    La importancia del tenedor

    Oriol Pastor

    IMAGEN

    Se han escrito una infinidad de libros sobre la cocina y su mundo, sobre cómo cocinar, sobre los alimentos, pero les aseguro que encontrarán pocos como La importancia del tenedor. Consciente del saber escondido detrás de cada utensilio que a diario usamos, sin pensarlo, en un acto cotidiano y universal como el comer, la autora despliega una impresionante riqueza documental para ofrecernos un libro sin duda fascinante.


  • François Flahault
    El crepúsculo de Prometeo

    Juan Miguel Santiago

    IMAGEN

    «Si uno no se ha visto rodeado de agua por todas partes, no tiene ningún concepto del mundo ni de su relación con el mundo», anota Goethe en algún lugar de Italia. La tarea aquí emprendida por Flahault propone una mirada a esa inconmensurable cavidad oceánica del corazón humano que retiene a ese titán Prometeo que, irresponsable, viril y vanidoso, se cruza de brazos frente a un mundo atónito. Esboza Flahault una suerte de genealogía de lo que considera el ideal prometeico –del cual participan tanto Jesucristo y Karl Marx como Milton Freedman– para presentar dos encarnaciones paradigmáticas: la versión sublime del romántico Julio Verne y la visión ultraliberal de la escurridiza Ayn Rand. Se atreve el autor, en la cuarta y última parte, a señalar los errores del espíritu prometeico ofreciendo si no la extirpación del mismo, sí un cierto mensaje consolador y emancipatorio. El deseo de escapar de la condición humana –dice ahora– forma parte de la condición humana. Acabáramos. En cualquier caso, resulta tonificante la visión de paralaje de esta contribución a la historia de la desmesura (sic), no sólo por la agilidad del discurso y la generosidad de sus propuestas de lectura, también porque uno cierra el libro, mira el mundo que le envuelve y se da cuenta de que sigue rodeado de agua por todas partes.


  • Marianne Dubuc y Mathieu Lavoie:
    Pero papá!

    Noemí Jiménez

    IMAGEN

    Dentro de la literatura infantil, podríamos hablar del subgénero «padres que quieren ir a dormir ya, de una vez por todas». Libros en los que se relata el drama de poner a dormir a los niños y la desesperación paterna frente a la desobediencia de los niños contra el statu quo imperante: ¡antes de las nueve, todos a la cama!


  • Otto Dov Kulka
    Paisajes de la metrópoli de la muerte

    Carles Masdeu

    IMAGEN

    En septiembre de 1943 fueron deportados a Auschwitz más de 5.000 judíos del gueto de Theresienstadt. Entre ellos había un niño judío-checo de diez años: el futuro historiador del holocausto Otto Dov Kulka. Este libro es un ejercicio de memoria y de análisis de la mitología privada de aquel niño, donde aparecen, en una cosmovisión kafkiana, recuerdos y fotografías que hacen pensar en W. G. Sebald y pasajes de silencio y desolación. Todo ello filtrado por el mejor recuerdo de la infancia, la inocencia y la belleza del cielo azul de Auschwitz, pero también por la gran ley inmutable, el único prisma con el que mirar el mundo, el destino sellado: la muerte. Un notable esfuerzo de consciencia que es también la consciencia de la comunidad judía y su atomización ante la irreversibilidad de la muerte, la irreversibilidad de sus sueños y de la poesía a las puertas de las cámaras de gas.


  • Historias de mares y hombres

    Armando Sousa

    IMAGEN

    Dentro de la última obra de Abulafia, El gran mar, hay un capítulo con el título «Los caminos del mar» donde el autor explica las experiencias de dos viajeros del siglo XII que, además de adentrarse en el Mediterráneo, dejaron escritas sus vivencias. Uno de ellos es el valenciano ibn Yubair (A través del Oriente): sus descripciones sobre cómo se viajaba en barco y su contacto con gente de culturas tan diferentes, en ciudades que compartían el mismo mar, hacen la narración de Abulafia más rica.


  • Pratt y Maltés. Una dualidad indisociable

    Mireia Pérez

    IMAGEN

    Nadie duda de que Hugo Pratt es el gran maestro por excelencia de la novela gráfica histórica. Dibujante y narrador virtuoso, influenció prácticamente a la totalidad de los autores de tebeos que venimos leyendo desde los años setenta hasta hace bien poco. ¿Quién no conoce a Corto Maltés? El marino creado por Pratt saltó la barrera de lo meramente tebeístico y se convirtió pronto en un icono romántico, superando con creces la fama del resto de la obra del autor.


  • Ismet Prcic: Esquirlas

    Daniel Parellada

    IMAGEN

    Esquirlas, además de una muy buena primera novela, es –sobre todo– la mejor manera que encontró el autor de no volverse loco. Con un ritmo frenético, alguien también llamado Ismet Prcic nos cuenta su infancia en Tuzla antes y durante la guerra, además de su interés adolescente por el teatro. Pero no estamos ante una novela lineal y simple: a base de pedazos narrativos (esquirlas) encontramos, por lo menos, tres líneas narrativas importantes: la del adolescente en Bosnia, la del Ismet inmigrante en los Estados Unidos y la historia de Mustafá, otro joven bosnio, que supone un giro especular estimulante. Así, de golpe, pasamos desde el joven actor de instituto post-soviético hacia los relatos brutales sobre cómo uno escapa del mortero serbio; o desde su cada vez más deteriorada vida en los Estados Unidos hacia unas cartas desesperadas a su madre depresiva. Además de las historias espectaculares sobre la vida de Mustafá y su familia.


  • Matthew Specktor: American Dream Machine

    Abel Ramón

    IMAGEN

    No es fácil. Los consagrados, consagrados están, y algo se habrán ganado a pulso –Auster, Roth, los novelones de Franzen...–. Luego están los que prometían, y de algún modo han seguido prometiendo, como Chabon, Eggers o Lethem. Y de vez en cuando llega algún meteorito sorprendente, de mayor o menor alcance. ¿Pero qué hacer cuando alguien, en su segunda novela, decide meterse de lleno en ese buen lío de larga tradición y lucha implacable llamado Gran Novela Americana? Matthew Specktor. Anoten ese nombre. Es redactor jefe de Los Angeles Review of Books, conoce bien los entresijos de Hollywood y escribe con audacia inusitada.


  • Marcos Ordóñez: Un jardín abandonado por los pájaros

    Abel Ramón

    IMAGEN

    Bienvenidos al templo de la memoria.


  • Mathias Enard
    Calle de los ladrones

    Jesús Casals

    IMAGEN

    Mathias Enard se está convirtiendo en el Ibn Battuta de nuestros días. Libro tras libro, sus personajes se ven inmersos en un viaje extraordinario en busca de la verdad, un viaje siempre lleno de aventuras, de historias del pasado y de reflexiones. Este lo protagoniza Lakhdar, un joven marroquí de diecinueve años que se ve obligado a huir de casa para ganarse la vida, comenzando desde cero (todo un homenaje al xukri de El pan de cada día. Con su amigo Bessam, recorren las calles de una Tánger misérrima, hasta que encuentran trabajo en un Grupo de Difusión del Pensamiento coránico. Pero la vida de Lakhdar cambia de rumbo cuando se enamora de Judit, una barcelonesa que estudia árabe y que visita Marruecos con una amiga; mientras tanto, Bessam desaparece repentinamente, en medio de los estallidos revolucionarios de la Primavera Árabe.


  • Kirmen Uribe
    Lo que mueve el mundo

    Abel Ramon

    IMAGEN

    «Según Nietzsche, esta fuerza escondida es el poder; Marx cree que es la economía, y Freud opina que es el amor. Y tú, ¿qué opinas? ¿Qué es lo que nos hace vivir? », pregunta Herman a su amigo del alma Robert, hacia el principio del relato.


  • Philippe Descola, Más allá de naturaleza y cultura

    Marta Hereu

    IMAGEN

    Ir más allá de naturaleza y cultura significa avanzar un paso en uno de los temas centra­ les del estudio antropológico. Por el objeto de estudio en sí mismo ya se podría afirmar que este libro versa sobre un todo antropoló­ gico, pero la sensación de que la obra abarca este todo se hace más intensa al apercibirnos de que el propio objeto de estudio se utiliza también para analizar los problemas inter­nos de la disciplina antropológica occidental y como herramienta para superarlos.


  • Notas sobre Chavs

    Carles Masdeu

    Owen Jones es el autor de Chavs, nacido en Sheffield (UK) en 1984

    Ya en la temprana fecha de 1845, en su obra La ideología alemana, Friedrich Engels y Karl Marx habían acuñado el término lumpenproletariado para referirse a la masa informe, inclasificable y susceptible de manipulación por parte de la burguesía. En efecto: el debate sobre la llamada subclase que plantea Owen Jones en su libro Chavs. La demonización de la clase obrera no es un debate nuevo. Pero el hecho es que este debate histórico, que en Inglaterra ya fue fervoroso tras los efectos de la Revolución Industrial, ha vuelto a despertar interés en estudios recientes. Véase por ejemplo el estudio de Mark Pittenger Class Unknow, que analiza, entre otros aspectos, como se fue construyendo en EUA el concepto de “pobre” en relación con el de “clase peligrosa” durante el siglo XX. Por su parte, Jones ha innovado en la forma, en el prisma y en el análisis de la sociedad británica con un sobresaliente reportaje de periodismo político.


  • Blake Butler, Nada. Retrato de un insomne

    Abel Ramón

    IMAGEN

    Una concatenación de conceptos afines que, de manera directa o indirecta, entroncaran con la galaxia insomne de este enorme escritor que es Blake Butler (1979) podrían servir como mapa para llamar la atención del lector potencial de este artefacto no tan ignoto como podría parecer. Y que el espacio en blanco entre cada concepto fuera rellenado de manera elíptica, como los pensamientos que uno tiene entre la vigilia y el sueño, subjetivamente. Borges; rizoma; Deleuze; estupor; Freud; memoria; Cage; trauma; David Lynch; parataxis; Beckett; escritura; John Barth; búsqueda; y así sucesivamente, establecer una serie de referentes y de palabras significativas de lo que es Nada. Retrato de un insomne, primer libro (muy bien) traducido de Butler al castellano. En este sentido, no obstante, el libro contiene ya una bibliografía y un índice onomástico suficientemente elocuentes; y además ni eso sería suficiente.


  • Manuel Rivas, Las voces bajas

    Irma Amado

    IMAGEN

    Después de Todo es silencio (2011), Manuel Rivas regresa con un nuevo libro que profundiza en la memoria colectiva y personal. A través de pequeñas historias hilvanadas por elementos autobiográficos reconstruye la cartografía de su infancia y abre el álbum familiar para literaturizar recuerdos, anécdotas y acontecimientos que forman parte de una historia escrita con minúscula.


  • Elegíacos griegos

    Àngel Martín

    IMAGEN

    Es realmente difícil la lectura de un libro que no contiene más que entrecortados restos textuales de significado fragmentario, complejo, a menudo ignoto. Son las pegas y también las virtudes de un larguísimo proceso de transmisión, lleno de obstáculos y vicisitudes, cuya sola descripción precisaría la mayor enciclopedia jamás escrita. Sin embargo una edición como la del profesor Suárez, ínclito helenista, no solo recoge todos los fragmentos de poetas arcaicos escritos en versos elegíacos (excepto el Arquíloco incluido en el anterior y espléndido Yambógrafos griegos), incluso los descubiertos y publicados recientemente, como el Nuevo Simónides o el Nuevo Arquíloco, sino que consigue, partiendo de textos dispersos, un conjunto armonioso y homogéneo que permite captar la brillantez y la grandeza del género en un lapso de dos siglos. Las introducciones parciales y la bibliografía, totalmente actualizada, contribuyen en gran medida a hacer de esta la mejor edición no estrictamente filológica de los elegíacos arcaicos.


  • Tentativa de agotamiento de un lugar parisino, de Georges Perec

    Irma Amado

    IMAGEN

    Tres días, un fin de semana observando la Place Saint-Sulpice. Georges Perec escribe estas notas (verdaderas notas de trabajo de campo sobre el significado de este espacio:están fechadas, cronologizadas en sentido amplio) inventariando todo lo que tiene lugar en la plaza, lo que está, lo que pasa, el registro del movimiento, lo banal, lo ordinario: cosas, personas (algunas, conocidas), animales, microacontecimientos, gestos, palabras (lenguaje publicitario, señales), medios de transporte, maneras de pasar, de estar, de ser, de hacer…


  • Pablo Martín Sánchez, El anarquista que se llamaba como yo

    Laia Quílez

    IMAGEN

    Pablo Martín Sánchez, el anarquista que se llamaba como el autor de El anarquista que se llamaba como yo, fue condenado en 1924 al garrote vil sin saber que algunas décadas después de que se despidiera del mundo y de que el mundo acabara olvidándole, terminaría convirtiéndose en el protagonista de la última novela que ha pasado a engrosar mi no muy demasiado extenso listado de obras 'totales', historias que te voltean, que te atrapan y que te empujan, en definitiva, a no dormir, a no vivir, a no ser para seguir leyendo.


  • Julian Barnes, 'El sentido de un final'

    Jesús Casals

    IMAGEN

    Barnes recibió el Man Booker Prize por esta obra que, según el jurado, sintetiza las características de un clásico de la literatura inglesa, por estar exquisitamente escrita y por haber trazado con gran sutileza a sus protagonistas.


  • FrICCIONES, de Pablo Martín

    Laia Quílez

    IMAGEN

    Érase una vez un joven nacido hace 34 años en algún lugar cerca de Reus, que se pasó la secundaria tomando apuntes con lápiz mientras coleccionaba todo lo coleccionado y por coleccionar: cajas de cerillas, cubos de rubik, ceniceros, lámparas de noche, libros; que estudió Arte Dramático, Teoría de la Literatura y, de paso, Literatura Comparada; que investigó desde Lille sobre el Oulipo y sobre el hipertexto, mientras soñaba con cuentos que sí había escrito y esbozaba novelas patafísicas y totales; y que un día, no hace mucho, publicó, en la pequeña pero prestigiosa editorial e.d.a., su primer libro, FrICCIONES, un compendio de relatos metaliterarios, polifónicos, autofictivos, laberínticos e hipertextuales que, lo pongo en negrita porque este editor de textos no tiene la opción de subrayado, no tienen desperdicio.


  • En lo más profundo del laberinto narrativo

    Elisabeth Massana

    IMAGEN

    Plantes d’interior (Empúries, 2011) es el tercer libro de relatos escrito por Borja Bagunyà, joven escritor –por edad más que por la retahíla de asunciones que se hacen cuando alguien es etiquetado como joven escritor– que sorprende una vez más por su madurez narrativa, y nos muestra a un autor acostumbrado a hacerse (y hacernos) preguntas y poco tendente a ofrecer respuestas.


  • Los 15

    Quince años, quince libros, quince autores

    IMAGEN

     Como libreros, cuando hablamos de libros, siempre nos hemos sentido ante todo cercanos a los lectores. Los editores deben defender sus propias publicaciones, los críticos ceñirse a los ritmos de la novedad y los profesores universitarios responder a los imperativos de la academia; para nosotros, no existe compromiso más importante que la emoción que nos pueda haber producido la lectura: hablar de libros será siempre un diálogo de lector a lector. El gesto del lector cuando se enfrenta a los libros por leer, a la selección de sus nuevas lecturas, encierra la razón de ser de la librería: el diálogo entre las incertidumbres de la memoria y el orden de las estanterías, entre las promesas de la imaginación y la riqueza de las formas del libro impreso.


  • Los 15

    1996

    IMAGEN

    Imre Kertész


  • Los 15

    1997

    IMAGEN

    W. G. Sebald


  • Los 15

    1998

    IMAGEN

    Robert Walser


  • Los 15

    1999

    IMAGEN

    Claudio Magris


  • Los 15

    2000

    IMAGEN

    Thomas Bernhard


  • Los 15

    2001

    IMAGEN

    Jorge Semprún


  • Los 15

    2002

    IMAGEN

    Fleur Jaeggy


  • Los 15

    2003

    IMAGEN

    J. M. Coetzee


  • Los 15

    2004

    IMAGEN

    George Steiner


  • Los 15

    2005

    IMAGEN

    John Cheever


  • Los 15

    2006

    IMAGEN

    Walter Benjamin


  • Los 15

    2007

    IMAGEN

    Michel de Montaigne


  • Los 15

    2008

    IMAGEN

    Vassili Grossman


  • Los 15

    2009

    IMAGEN

    Edward Bunker


  • Los 15

    2010-2011

    IMAGEN

    Georges Didi-Huberman (ed.)


  • Encarant el desamor

    Marta

    Segurament estic començant la casa per la taulada, però celebro i reconec com una bona idea editar aquestes tres novel·les d'Elena Ferrante juntes en un sol volum. I el títol és encertat: Crónicas del desamor.

    Son tres obres on l'estat de desassossec i trencament d'una dona l'arrossega a recorrer -com si d'una investigació pocial es tractes- els seus lligams familiars i amb si mateixa per admetre mentides, incapacitats i desconcerts, únic camí per posar en evidència el desencaix entre el que som, el que pretenem ser i el que s'espera que siguem. Amb una prosa destilada i crua, sovint envoltada d'una atmòsfera miratgesca, l'autora ens ve a dir que no cal que ens amaguem dels aspectes més ingrats que ens conformen. Ferrante, siguis qui siguis, gràcies per fer-nos veure amb la teva ficció, que hem d'apendre a conviure amb les nostres sortides més irracionals.


    Elena Ferrante Crónicas del desamor


  • En la pell de Malaparte

    Marta

     He llegit La piel de Curzio Malaparte amb el recel que suscitar no saberben bé quin terreny estic trepitjant. I m'he trobat el llibre més directasobra la crueltat de la guerra, on es desperta la cara més miserablementhumana. Les vivències més brutal conviuen amb clarianes de gran erudiciópoètica i amb descripcions viscudíssimes de l'entorn, i quin entorn!:Nàpols i el Vesubi, Capri, i una mica de Toscana. Què es pot sentir i quèes pot trobar en un lloc així durant els últims mesos de la Guerra? D'aixòens parla anant més enllà de la correcció aparent i burxant en elsprejudicis establerts.


    La Piel / Curzio Malaparte

     


  • Edgar Hilsenrath, un gran descubrimiento

    Laia Quílez

    IMAGEN

    La editorial Errata Naturae ha publicado no hace mucho (y dentro de la misma colección -La Mujer Cíclope- que nos ha hecho llegar los sueños de Franz Kafka) la que ha sido, para mí, una de las grandes revelaciones de la literatura surgida a partir del mal absoluto que fue la Shoah. Se trata de Fuck America, de Edgar Hilsenrath (Leipzig, 1926), un judío ateo que sobrevivió a la Segunda Guerra Mundial y que a principios de los años 50 emigró a Estados Unidos para vivir (o, mejor dicho, malvivir) como escritor novel. Novela que podríamos tildar de autofictiva, Fuck America retrata precisamente su experiencia del exilio a través del personaje de Jakob Bronsky, un joven recién llegado a Nueva York que lleva a cabo trabajos temporales y actos picarescos para poder financiar la realización de su primera novela, El pajillero, una obra con la que pretende recuperar los traumas y olvidos derivados de su terrible experiencia en el gueto de Czernowitz y, de paso, hacerse rico y famoso.


  • Popurrí (pos)Sant Jordi

    Laia Quílez

    IMAGEN

    Disculpen la amalgama de géneros literarios, editoriales, autores, estilos y temas sobre los que tengo la intención de hablar en estas líneas. Si algo tienen en común los títulos a los que voy a referirme a continuación no es más que el hecho de haberlos comprado y leído las semanas justamente anteriores y posteriores a la gran fiesta del libro que es la diada de Sant Jordi. Y el hecho de que todas ellas han sido, sin lugar a dudas, lecturas ciertamente placenteras.


  • Un clásico de la fotografía

    Irma Amado

    IMAGEN

    Entre 1973 y 1977 Susan Sontag publica una serie de ensayos breves sobre fotografía en New York Review of Books que serán recopilados en un libro, con alguna variante, bajo el título On photography (1977). Casi todos los temas que suscita la fotografía a nivel teórico e interpretativo han sido abordados en él: la fotografía como rito social, fotografía y poder (vigilancia y control), memento mori, documentalismo y pictorialismo, ecología de la imagen, la fotografía en el museo…


  • El año en que todo comenzó a derrumbarse

    Antonio Ramírez

    IMAGEN

    En un balance de los datos del sector editorial americano durante el año pasado, alguien ha dicho que con la perspectiva del tiempo recordaremos al 2009 como "el año en que todo comenzó a derrumbarse". Y es que basta echar un vistazo a las cifras globales del sector para comprender tanto pesimismo: caída en las ventas y sobre todo en los márgenes de beneficios, despidos masivos en los grandes grupos, cierres de librerías, etc.