Diario de lectura
Blog de La Central

Notas y reflexiones de nuestros libreros sobre lecturas, reediciones, novedades, proyectos editoriales y otros acontecimientos relacionados con el mundo del libro y las humanidades


  • En lo más profundo del laberinto narrativo

    Elisabeth Massana

    IMAGEN

    Plantes d’interior (Empúries, 2011) es el tercer libro de relatos escrito por Borja Bagunyà, joven escritor –por edad más que por la retahíla de asunciones que se hacen cuando alguien es etiquetado como joven escritor– que sorprende una vez más por su madurez narrativa, y nos muestra a un autor acostumbrado a hacerse (y hacernos) preguntas y poco tendente a ofrecer respuestas.


  • Revista de prensa. En torno al centenario de Gallimard

    La Central


     

    Transcribimos la carta de Irma Amado dirigida a La Vanguardia y publicada el 9.06.2011 en Cartas al director:


  • Ombra mai fu

    Piccolomini

    IMAGEN

    Por estas latitudes europeas quedan pocas avenidas que no estén sembradas de pestíferos y enfermizos plátanos. Jerjes, al menos el de Händel, no  atinaba mucho al cantar las bondades de tal vegetal.
    Ahora que en el cielo predomina el Boyero, nos sorprende gratamente la fragancia salutífera de un tilo al atardecer. Su olor embriagador nos invita a un paseo por el imaginario del amor romántico.
    Los amores patrios ocurren a la sombra de una sombrilla de encaje y seda, quizás porque por aquí no hay demasiada variedad de sombras ni frondosidades. Sin embargo, por poco que viajemos hacia el norte, ins Grüne, encontraremos numerosos amores felices y aciagos, de los cuales el tilo es testigo único, privilegiado y confidente. Cabe pensar en un desdichado Coleridge, sentado bajo un tilo, componiendo su This lime-tree bower my prison.
    Entre los alemanes, gente que dispone de un erario poético incomparable y tiene la sana costumbre de musicarlo todo, se cuentan famosos tilos, inmortalizados por el verso y por el canto en la obra de ilustres parejas. Así, por ejemplo, tenemos el Minnelied de Tieck-Mendelssohn o el maravilloso Der Lindenbaum de Müller-Schubert, de vital importancia en  La Montaña Mágica
    El mejor de los músicos poetas alemanes, Gustav Mahler, corona el ciclo del camarada errante con una marcha tenebrosa en el registro y fúnebre en el ritmo. Los dos ojos azules son dolor y tormento. En este momento de angustia aparece misteriosamente un tilo en el camino del viajero. Sus flores olorosas, como el agua del Leteo, le otorgan el don del olvido y el nacimiento de una nueva felicidad, donde todo se confunde y se resuelve armoniosamente, todo, amor, dolor, mundo y sueño. ¿Hallaremos jamás un símbolo semejante en nuestro camino urbano?


  • Una habitación en Holanda

    Joan Flores

    En un tiempo en que Europa , tal y como la conocemos, no pasa de ser un proyecto inconsciente, un homme savant, un philosophe, está a punto de dar a luz un texto que se convertirá en fundamental en la historia de las ideas. Son tiempos políticamente inestables, el suelo europeo se ve afectado por numerosos enfrentamientos, las políticas de expansión de los nacientes estados provocan una sucesión interminable de guerras, pero en el mundo de las ideas coinciden tres personajes, cada uno en uno de los distintos centros de poder (Inglaterra, España, Francia) de la época, sin los cuales la historia europea y, por extensión, la del hombre, no hubiese dado ese salto cualitativo que enterró definitivamente el escolasticismo y el oscurantismo medieval; en las islas, cuya victoria sobre la Armada Invencible dio alas a la expansión,  un actor y dramaturgo de procedencia humilde fundó el teatro moderno; en la península ibérica, un imperio donde no se ponía el sol,  un ex-soldado manco alumbró el nacimiento del género literario moderno por antonomasia, la novela; y en el centro del continente, en un país que empieza a degustar  las hieles del absolutismo,  un pensador escéptico hijo de artesanos buscó en su interior la única certeza posible a partir de la cual levantar el edificio del conocimiento

     

    Pierre Bourgonioux parte de esta situación para, en un pequeño volumen ( Une chambre en Hollande , 2009)  que no llega a las cien páginas, ofrecer un concentrado de buena literatura; a medio camino entre el ensayo histórico, el cuento filosófico y la novela de ideas, sigue el peregrinaje intelectual y también geográfico de Descartes para llegar a publicar el Discurso del método (Discours de la méthode. Pour bien conduire sa raison, et chercher la vérité dans les sciences, 1637).

     

    Para ello, el autor nos propone una mirada fugaz a la historia de Europa, desde la conquista de las Galias por César hasta desembocar en la realidad europea de la época, pulcra y detallada, mediante una prosa erudita y elegante, y concluye que la publicación del Discurso se realizó en Leiden, en los Países Bajos, fundamentalmente por dos razones: en primer lugar porque, en el tiempo de emergencia de los estados-nación, esta región de Europa constituía una entidad prácticamente inexistente; en efecto, un medio que carece de lo que se ha dado en llamar "conciencia nacional" debería, a la vez que la distingue del resto de sociedades europeas por ser una de las más tolerantes, facilitar el individualismo: donde el "nosotros" apenas tiene sentido, emerge el "yo" que reflexiona, el "yo" que piensa. Pero también porque su monotonía paisajística y su tristeza no distraían a Descartes de la reflexión, que al ser un proceso de repliegue sobre sí mismo precisa rehuir cualquier tipo de distracción.

     

    Bergounioux es siempre severo, pero brillante; exigente, pero placentero.