Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


ET

Corredor, Josep Maria

Charles Bukowski, retrato de un solitario

Recomendado

Disponibilidad
  • La Central de CallaoInmediata
  • La Central del RavalInmediata
  • La Central (c/Mallorca)Inmediata
  • La Central del Museo Reina Sofía4 / 5 días
  • La Central del MUHBA4 / 5 días

Charles Bukowski cultivó un equívoco rentable: el de escritor al margen de la sociedad. Al albur de esta imagen supo construir un mito en torno a sí mismo, para despistar un poco a los críticos y ganarse al lector medio. Con etiquetas de bebedor, jugador, mujeriego y vagabundo, levantó un personaje y una firma literaria. Pero escarbando en su estructura íntima, descubrimos a un hombre atenazado por los demonios familiares, dotado de una exquisita sensibilidad cultural y obstinado en hacerse un hueco de honor en el parnaso. El pretendido último poeta maldito de la literatura norteamericana termina sus días viviendo en una casa de dos plantas con piscina, jacuzzi y jardín y conduciendo un BMW de miles de dólares. Bukowski fue un atento fotógrafo de la vida que supo convertir los detalles más nimios en prosa perdurable.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".

Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �