Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


L

Mitchell, Joseph

El secreto de Joe Gould

  • Editorial: Editorial Anagrama
  • Páginas: 178
  • Año: 2014
  • Precio: 14.90 €
  • Traductor: Marcelo Cohen
  • EAN: 9788433976291

Recomendado

Disponibilidad
  • La Central de CallaoInmediata
  • La Central (c/Mallorca)Inmediata
  • La Central del Museo Reina Sofía4 / 5 días
  • La Central del MUHBA4 / 5 días
  • La Central del Raval4 / 5 días

Salman Rushdie, Julian Barnes, Martin Amis y Doris Lessing forman parte de la lujosa y tupida lista de escritores del ámbito anglosajón que en 1996, cuando apareció este libro, alzaron la voz para advertir acerca del acontecimiento que significaba esa publicación. El autor, uno de los grandes maestros del periodismo neoyorquino, había escrito estas crónicas (ambas para la mítica revista The New Yorker, en la sección en que éste se ocupaba de los «perfiles» de los personajes más variados y exóticos de la ciudad) con veintidós años de diferencia: la primera, «El profesor Gaviota», en 1942; la segunda, que da título al volumen, en 1964, siete años después de la muerte de Joe Gould. Pero ¿quién fue esta persona, el cándido e inquietante protagonista de estas semblanzas? Hijo de una de las familias más tradicionales de Massachusetts, licenciado en Harvard, en 1916 rompió con todos los lazos y tradiciones de Nueva Inglaterra y se marchó a Nueva York, donde poco después se dio a la mendicidad. Su objetivo declarado era la escritura de una obra, una monumental Historia oral de nuestro tiempo, en la que recogería miles de diálogos, biografías y semblanzas del hormiguero humano de Manhattan. Ezra Pound y E. E. Cummings, entre otros muchos, se interesaron en el proyecto y llegaron a hablar de él en sus revistas; mientras tanto, él dormía en la calle o en hoteles de mala muerte, apenas comía, se vestía con los harapos que sus amigos poetas o pintores de Greenwich Village ya no usaban. Y aunque era frecuente verlo borracho e imitando el vuelo de una gaviota, su Historia oral, que nadie había visto aún, gozaba ya de cierto predicamento.


Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �