Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Recorridos

Albert Camus

El existencialismo ateo

Mondovi (actual Drean), Argelia, 1913 - Villeblerin, Francia, 1960

Albert Camus es, para muchos, la máxima figura del existencialismo ateo. Su obra, vigorosa y concisa, refleja una sociedad condenada al nihilismo tras la destrucción de los valores tradicionales, la alienación y el desencanto imperantes, dejando siempre, sin embargo, espacio para la afirmación de las cualidades humanas positivas como la dignidad y la fraternidad.
Una infancia al límite será el motor con el que arranque una existencia siempre en la frontera de la desesperación y la esperanza. De los suburbios más pobres de Argel a la Francia de la resistencia antinazi y el existencialismo, de la pobreza al premio Nobel, siempre moviéndose entre extremos, la obra de Albert Camus es el mejor espejo de un tiempo convulso, su análisis no caduca.

Este hijo de colonos franceses en Argelia se quedó huérfano de padre antes de cumplir los tres años y pasó toda su infancia en uno de los barrios más pobres de Argel, sólo gracias a una beca que recibían los hijos de las víctimas de guerra pudo comenzar a estudiar y leer. Estudió Filosofía y Letras, pero fue rechazado como profesor por culpa de su avanzada tuberculosis, lo que le decidió a dedicarse al periodismo y ejercer como corresponsal del diario Alter Republicain. En 1939 se alistó en el ejército como voluntario, pero de nuevo su delicada salud le cerró las puertas.

Es entonces cuando decide instalarse en París donde empieza a escribir para el Paris Soir. Durante la Segunda Guerra Mundial es un activo miembro del grupo Combat de la resistencia, que publica en la clandestinidad el periódico del mismo nombre. Tras la liberación de París Camus será nombrado redactor jefe. Antes del fin de la guerra publica El extranjero (1942), ambientada en Argelia y que junto al ensayo en el que se basa, El mito de Sísifo, revela la influencia del existencialismo en su pensamiento, de la misma forma que lo hacen sus obras teatrales El malentendido (1942) y Calígula (1944). Su obra más reconocida llegará en 1947, año en que obtiene con La peste el premio de la Crítica. En esta novela Camus sigue centrado en el absurdo fundamental de la existencia, pero reconoce el valor de los seres humanos ante el desastre y evoluciona hacia un sentido más solidario ante el sufrimiento ajeno y la rebelión contra la injusticia. Esta nueva actitud quedará reflejada en dos nuevos libros: Los justos (1949) y El hombre rebelde (1951), libro en el que habla de los ideales que se pervierten y la rebeldía transformada en opresión y que a la postre provocaría su ruptura con Sartre. Otros títulos se irán sumando a su obra hasta llegar a El primer hombre, publicada por primera vez en 1994, se trata de la novela en la que trabajaba cuando murió en un accidente de tráfico en Villeblerin, Francia, el 4 de enero de 1960. En 1957 había recibido el premio Nobel de Literatura.

Bibliografía destacada

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".

Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �