Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Recorridos

José Luis Sampedro

La sonrisa de un sabio

Barcelona, 1917 - Madrid, 2013

El Premio Nacional de Literatura 2011 concedido a Sampedro pareció un símbolo, casi una última concesión del partido saliente del gobierno español. José Luis Sampedro, novelista exitoso y economista humilde, muerto a los 96 años, fue uno de esos sabios que toda cultura debería tener.

Nacido en Barcelona, Sampedro pasó sus primeros 13 años en Tánger en los tiempos en los que la ciudad internacional era un crisol de lenguas y religiones. "Un mundo que debería ser la tierra entera", solía decir el escritor. Después de unos años de adolescencia en Aranjuez, durante la posguerra, el joven Sampedro estudió Economía hasta convertirse en Catedrático de Estructura Económica en la Universidad de Madrid. En el efímero y progresista Centro de Estudios e Investigaciones Sociólogicas tuvo como compañeros a José Luis Aranguren, José Antonio Maravall y José Vidal-Beneyto, y en la Complutense tendría como alumnos a ministros de la futura democracia como Carlos Solchaga, Miguel Boyer, Pedro Solbes o Elena Salgado. Él mismo, de hecho, fue asesor en el ministerio de Comercio al tiempo que, para ganarse un sobresueldo, escribía con pseudónimo obras de teatro para espectáculos de revista. Estuvo un tiempo instalado como profesor invitado en el Reino Unido, y regresó a España; desde hacía un tiempo mantenía un estilo de vida nómada, haciendo algún desplazamiento y viviendo a caballo entre Madrid y Tenerife con su mujer Olga Lucas.

Entre sus libros más destacados figuran La sonrisa etrusca (1985), sin duda alguna su novela más exitosa, Octubre, octubre (1981), La vieja sirena (1990), y sus ensayos de economía, como por ejemplo Las fuerzas económicas de nuestro tiempo (1967), Conciencia del subdesarrollo (1973) y Economía humanista. Algo más que cifras (2009). Escribir es vivir (2003) constituye una especie de autobiografía y, hecho a cuatro manos (o mejor sería decir a dos voces, ya que recoge sus diálogos) con otro sabio, Valentín Fuster, en el libro La ciencia y la vida (2008) Sampedro -y Fuster- reflexionan alrededor de la salud, la enfermedad, la vida y la muerte.

Humanista coherente, economista formador de economistas, escritor apacible pero contestatario, Sampedro se erigió en voz moral de los jóvenes indignados del movimiento 15M, prologando además el librito panfletario de Stéphane Hessel, ¡Indignaos!. Con la concesión del Premio Nacional, dotado con 40.000 euros, José Luis Sampedro entró en un panteón de lertas en el que también están Rosa Chacel, Francisco Ayala, el inconmensurable Delibes, Buero Vallejo, o Sánchez Ferlosio.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en nuestra "Política de cookies".

Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �