Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �


Buscar en el blog:

Pablo Martín Sánchez

Tuyo es el mañana

13.12.2016
En 2012, el escritor y miembro del Oulipo (Ouvroir de Littérature Potentielle ) Pablo Martín Sánchez sorprendió al mundo literario con la novela El anarquista que se llamaba como yo (Acantilado), una historia cautivadora que nació de un hallazgo tan simple como la búsqueda en internet que hizo el autor de su propio nombre: en 1924 un anarquista llamado Pablo Martín Sánchez era condenado a garrote vil por la dictadura de Primo de Rivera. El escritor, su homónimo, reconstruye la historia de un momento histórico clave en el devenir de Europa. Según el autor, se trataba de la primera parte de una trilogía autobiográfica en la que su vida no necesariamente se plasma en el relato de autoficción.

Ahora, Pablo Martín Sánchez vuelve a buscarse a sí mismo en esta segunda parte, con un salto en el tiempo, en forma de novela coral ambientada durante las 24 horas del 18 de marzo de 1977, la fecha de nacimiento del autor y momento clave en la vida de unos personajes de los que se nos cuenta mucho, con muy poco, en episodios salteados. Son seis personajes que viven realidades muy distintas en plena Transición española, como la adolescente que sufre acoso e insomnio, el profesor universitario con un pasado chileno que no quiere contar, el galgo maltratado al que le acaba de picar una pulga, o el empresario con pocos modales.

Con una escritura ágil y un tono propio para cada personaje, la mezcla de realidad y ficción incluye aquí cierta fantasía para recrear la historia cotidiana (con muchas alusiones musicales) de un año muy convulso, el 77, sin caer en el documentalismo aburrido de un período del que se ha escrito casi todo en literatura. La estructura aparentemente dispersa se resuelve con maestría al exigir al lector, como buen amante de Queneau o Perec, que extraiga sus propias conclusiones.

Temas relacionados:

Añade un comentario:


Saltar a: Contenido � | Pie de la página � | Menú principal �